De Columbia a Colombo

¡Hola a todos!

Para aquellos que no seáis expertos en geografía, estoy escribiendo desde Washington D.C., (con D.C. me refiero al Distrito de Columbia). Comentaros que, además, existe otro Washington (sin siglas) que es el estado de Washington y está ubicado en el lado oeste del continente americano. Además del país sudamericano, Colombia, tenemos la Universidad de Columbia en Nueva York y Colombo, el detective de la tele amante de las gabardinas color beige. Y, para confundiros un poco más, en la otra parte del globo nos encontramos con Colombo, la ciudad más grande de Sri Lanza (antigua Ceilán) y a donde nos dirigimos hoy.

Los tres días en Washington han pasado tan deprisa como en una película a cámara rápida, yendo de un evento a otro por toda la ciudad. Y digo literalmente deprisa, como si fuera una ardilla girando en una rueda. Eso sí… totalmente diferente de las ardillas de Washington D.C. que se pasean despacio, con altanería y pomposidad como si los parques fueran suyos y no como los animales, asustadizos, a los que estoy acostumbrado.

No os voy a hablar de todos los eventos a los que he asistido porque no quiero aburriros – aviso a los organizadores y participantes: vuestros eventos no me han aburrido en absoluto :). Así que solo haré un comentario sobre la Cumbre de Ciberseguridad Billington donde hablé sobre los ataques cibernéticos (si os interesa, tenéis más información aquí).

Fue un verdadero placer conocer a un gran número de altos funcionarios y debatir con ellos sobre la ciberseguridad y la lucha contra la “malicia informática” en el mundo. Además, me sorprendió gratamente que muchos de estas damas y caballeros – de los cuales dependen la policía de EE.UU. y por ende la seguridad nacional- sepan del tema y tengan opiniones similares a la mía. ¡Uf, menos mal!

Con el trabajo ya hecho, el sábado pudimos aprovechar para hacer un poquito de turismo. Nos las arreglamos para visitar un par de museos: el Museo Nacional del Historia Natural, con todos esos mastodontes y huesos de dinosaurios poco convincentes. Y el Museo del Aire y del Espacio… ¡Oh sí! ¡Eso sí que me gustó! Muchas cosas interesantes para ver, desde el primer aeroplano de los hermanos Wright hasta el último avión robot: Messerschmitts, misiles SS-20 y Pershing, réplicas del Skylab y  Apollo-Soyuz, etcétera. Decidí no sacar fotos porque hay muchas en Internet. No obstante, lo mejor es verlo in situ, por supuesto.


¡Y, por ahora, esto es todo sobre EE.UU!

Kamchatka-2012: Pescado, ¡No Más Pescado!

Kamchatka es poco conocido por el rafting: ninguno de los ríos es tan extenso –sólo lo suficiente para pasar, a lo sumo, tres o cuatro días practicando rafting. Descensos en calma, subidas tranquilas. Casi todos los ríos que conozco son de nivel básico, ¡incluso podrían practicar allí los jubilados! Por lo tanto, el rafting en Kamchatka se recomienda sólo como un complemento a otras actividades, como un ejercicio ligero para permitir a esas ampollas un breve respiro y, por supuesto, para llenar el estómago de pescado fresco.

Hay un viejo dicho ruso…

Album de fotos de Flickr

Instagram

Kamchatka-2012: Tolbachik y la Fisura del Norte

Día 16 (2). ¡Visitando Tolbachik!

Los turistas más fuertes se sienten atraídos por Tolbachik en temporada alta como… ¡como los trabajadores de oficina lo están con las redes sociales durante las horas de trabajo! Pero este año hubo más turistas de lo habitual – tal vez demasiados. La Base de Leningrado, donde nosotros estuvimos alojados, se llenó con más de un centenar de turistas de diferentes países – con grupos de Polonia y Alemania, entre otros. Pero esto es absolutamente comprensible, ya que hay mucho que ver aquí. Además del desierto negro-rojo y las colinas de la Fisura del Norte, también los volcanes Ploskiy Tolbachik. ¡Hay que ver todo esto!


No hay ninguna necesidad de subir a lo más alto…

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

La ciudad de las estrellas

¡Saludos a todos!

Aquí estamos de nuevo. Septiembre. El mes de vacaciones de agosto ha terminado, y es hora de volver al trabajo – que para mí significa volver a la carretera o, más bien, al avión.  Esta temporada está hecha para que sea de nuevo el típico trotamundos que soy, pero con el itinerario que incluye algunos países por descubrir y  eventos nuevos. El calendario tiene que ser realmente flexible, los planes pueden cambiar rápidamente, ya la experiencia me lo ha demostrado muchas veces. Este año, incluso podría romper mi récord anterior – o mejor dicho, mi dudoso record – de 100 vuelos realizados en un año. Este año voy ya por los 59… (Estoy llevando cuidadosamente la cuenta, sólo por si acaso).

Pero entre Kamchatka, y el siguiente tour relámpago, yo realmente quiero tener un “poco de tranquilidad”, por unas semanas, hasta que me oriente, reagrupe, me familiarice con mi domicilio y en “teoría” con la ciudad donde resido. Me di cuenta de que esto era necesario, pues había empezado a olvidar ¡qué interruptor era para la cocina, y cual para el pasillo!

Bueno, hoy tengo preparada una historia con muchas fotos, sobre una excursión a un lugar muy interesante en la región de Moscú – el Centro Gagarin de entrenamiento de cosmonautas. Este lugar tiene realmente algo – lo recomiendo completamente. Se puede realizar una excursión, de esas organizadas, donde los guías te enseñan y cuentan todo, te permiten manipular y probar las diversas piezas de la exposición, y también, subir al interior de las naves espaciales, en la que se entrenan los astronautas (quienes aparecen en el pasillo caminando de aquí, para allá, para el deleite de los visitantes).

Puede entrar en el interior de la cápsula Soyuz, en la que los astronautas regresan a la Tierra. Los guías explican todo tipo de detalles acerca de las misiones espaciales y  sobre el  aterrizaje cuando regresan a la tierra,  también sobre casos particulares, y así, sucesivamente, uno  por uno… No voy a contar todo aquí. Mejor que vosotros podáis verlo y escucharlo en persona.


Más cosas sobre astronautas…

Kamchatka-2012: Los Volcanes

Día 15 (para el segundo grupo – día 1). Hacia el Norte.

Si alguna vez te encuentras en Kamchatka, específicamente en Petropávlovsk-Kamchatsky, y tuvieras un día libre con buen tiempo y tu cartera estuviese  suficientemente “llena”, entonces sería posible seguramente disfrutar de un día maravilloso, que siempre recordarás. Lo que tendrías que hacer es organizar una excursión en helicóptero y dirigirte al norte – al volcán Kliuchevskói y volver. ¡Una excursión como esta sería bastante recomendable! –Es alucinante… ¡caray! -¡La experiencia está garantizada!

Como he mencionado – necesitas un helicóptero, que deberías reservar por adelantado. Después de hacerlo, reza para que haya buen tiempo ese día. Os recomiendo llevar baterías de repuesto para sus cámaras y kit similares, ya que no dejaréis de utilizarlos.

He tenido la suerte de haber estado en numerosas excursiones en helicóptero alrededor del mundo- pero Kamchatka está en la primera posición, me ha dejado absolutamente impresionado.

En la ruta volamos sobre varios volcanes (incluyendo uno en erupción, pero que la próxima estación puede apagarse), la caldera del volcán  Uzon (con aterrizaje y  excursión incluida), el Valle de los Géiseres (aterrizaje & excursión), el grupo de volcanes  Kluchevskaya y la Fisura del Norte (donde caminamos). ¡Inolvidable!

Para aquellos que queráis más detalles los encontraréis bajo de las imágenes, clic aquí, o busca en la red.

1. Karymsky, 1.536m – un volcán permanentemente activo:


Un inolvidable día…

Kamchatka – 2012: Los Osos

Día 2: Osos, Osos por todas partes – No debemos tenerles Miedo

El lago Kurile no sólo es famoso por el paisaje que le rodea y sus volcanes cercanos, sino también por su situación local demográfica famosa por los osos – En este lugar: ¡hay un montón de ellos!

Ellos pasean alrededor de los campamentos, ya sea en solitario o en familia -las mamás con sus pequeños. El campamento donde nos alojamos tenía una valla a su alrededor, que separaba el campo de los alrededores, un lugar habitado por osos salvajes.

La valla está electrificada –lo suficiente como para asustar a los grandes mamíferos peludos, pero nada más– por lo que a los osos generalmente no les apetece traspasar esta valla a pesar de su peso y fuerza. Como nos dijeron, si ellos la tocasen con la nariz, una descarga eléctrica sería suficiente para que no lo volvieran a repetir. Por eso, ellos no hacen caso a las personas que están dentro del campamento, y siguen adelante con sus vidas, incluso comiendo a sólo unos metros de la barrera.

Nosotros pudimos observar como la vida fuera del campamento era relativamente tranquila. Todos los osos parecían estar de buen humor, tranquilos… hasta que un anciano-oso comenzó a molestar a uno más joven y más débil dentro del grupo. Con el resultado de que este último, después de estar harto de este acoso, decidió huir en vez de luchar – a través de (comprensiblemente) la ruta más corta posible, que pasó a estar justo a través de nuestro campamento. Era como si se hubiera olvidado de la valla, cargando contra ésta a toda velocidad.

¡Pobrecito! Se acordaría pronto de ésta, de eso estoy seguro. Él estaba bien, sólo ¡un poco asustado! Según dice un viejo cuento popular, “Un hipopótamo tiene problemas de visión, pero debido a su tamaño –difícilmente es un problema para él” 🙂

Poco después de llegar, al ver al primer oso…