Noticias de ciberseguridad desde el lado oscuro: ciberhipocresía, Mirai, el GCHQ que te vigila y BlueKeep a raya

¡Hola a todos!

Hoy arrancamos con muy buenas noticias…

Seguimos siendo el producto “más probado, más premiado”.

Hace poco, el respetado laboratorio de pruebas independientes AV-Comparatives publicó los resultados de su análisis anual. En su estudio encuestó a 3.000 personas de todo el mundo durante la última etapa del 2018 y, de las 19 preguntas que debió responder cada uno de los encuestados, una era “¿Qué solución de seguridad antimalware para ordenador utilizas principalmente?“. ¿Adivinas qué marca queda en primer lugar en Europa, Asia y América Central y del Sur? Pues sí: ¡K! En Norteamérica quedamos segundos (y estoy seguro de que se trata de algo temporal). Además, en Europa hemos sido escogidos como la solución de seguridad más utilizada en smartphones. También nos encontramos entre las empresas que reciben más solicitudes de prueba de productos por parte de los usuarios, tanto en el apartado doméstico como en los productos destinados a empresas. ¡Genial! ¡Nos gustan las pruebas y creo que puedes ver el por qué! Por cierto, aquí encontrarás más información sobre las evaluaciones y pruebas independientes a las que se someten nuestros productos.

“Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano”, Mateo 7, 5.

En mayo se descubrió otra puerta trasera con funciones muy útiles para el espionaje. ¿Y dónde se encontró esta puerta trasera? ¿En Rusia? ¿En china? ¡Pues fue en Cisco (sí, otra vez)! ¿Ha habido revuelo en las redes? ¿Titulares y discusiones sobre amenazas a la seguridad nacional? ¿Se ha hablado de prohibir los productos de Cisco fuera de Estados Unidos? Espera, ¿también te lo has perdido? Pero, al mismo tiempo, Huawei está sufriendo un linchamiento internacional en pleno apogeo, aunque sin puertas traseras ni pruebas convincentes de los hechos.

fuente

Seguir leyendo:Noticias de ciberseguridad desde el lado oscuro: ciberhipocresía, Mirai, el GCHQ que te vigila y BlueKeep a raya

¿Eres una empresa emergente con la ambición de una empresa internacional?

Hace unos cinco años lanzamos nuestra incubadora de empresas, un proyecto que tenía como objetivo hacer crecer y desarrollar las ideas más interesantes de otras empresas. Y, como tenemos los recursos necesarios para ayudarlas, hemos estado buscando ideas innovadoras y le hemos dado a las empresas emergentes alas para volar.

Uno de los ejemplos más exitosos de nuestra incubadora de empresas es Polys, una idea lanzada en el 2017 de la que ya hemos hablado anteriormente en este blog. Se trata de una plataforma online de voto electrónico basada en la cadena de bloques y que ofrece seguridad, anonimato, una protección perfecta contra hackeos y, lo que es más importante, es fácil de utilizar y apta para todo tipo de votación. Creo firmemente que el futuro de las votaciones está online y en la cadena de bloques. Partidos políticos rusos, asociaciones estudiantiles y organizaciones gubernamentales regionales ya la han utilizado y seguro que tan solo estamos ante los primeros pasos de este retoño de KL.

Ya tenemos otro proyecto en la incubadora: Verisium, una plataforma de IdC dedicada al compromiso con el cliente y a la autentificación de producto. Resulta especialmente útil en la industria de la moda, ya que ayuda a combatir la falsificación de productos de lujo y ofrece a las marcas la posibilidad de rastrear los ciclos de vida del producto y entender cómo “viven” y se comportan estos. Verisium ya ha lanzado una serie de proyectos junto con marcas de diseño rusas que incluyen ropa, chips NFC y la cadena de bloques.

Fuente

Seguir leyendo:¿Eres una empresa emergente con la ambición de una empresa internacional?

Album de fotos de Flickr

Instagram

Nuestra nueva tecnología de emulador: la peor pesadilla del malware más escurridizo

¿Alguna vez te has preguntado por qué los virus de los ordenadores se conocen como virus? Bueno, lo cierto es que hoy en día la palabra “virus” se utiliza de un modo un tanto impreciso para referirse a casi “cualquier tipo de programa malicioso o para describir el daño que genera un programa en un ordenador”. Por cierto, he cogido esta definición de nuestra enciclopedia.

Sin embargo (y sigo citando nuestra enciclopedia), “en el sentido más estricto… un virus se define como un código de programación que se reproduce” y expande del mismo modo que un virus biológico, como, por ejemplo, la gripe.

Seguir leyendo:Nuestra nueva tecnología de emulador: la peor pesadilla del malware más escurridizo

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

SAS-2019: Noticias de ciberseguridad desde el lado oscuro

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una nueva actualización de noticias de ciberseguridad desde el lado oscuro, esta vez dedicada a las presentaciones de nuestra Security Analyst Summit anual del mes pasado en Singapur.

Una de las características principales de todas las SAS son las presentaciones de los expertos. A diferencia de otras conferencias geopolíticamente correctas, los analistas comparten sus descubrimientos sobre cualquier ciberamenaza, sin importar de dónde proceda, ya que siguen sus principios. Después de todo, el malware sigue siendo malware y los usuarios tienen que estar protegidos de las amenazas, independientemente de las intenciones de sus creadores. ¿Recuerdas el efecto bumerán?

Y si algún medio de comunicación decide mentir abiertamente sobre nuestros principios, que así sea. Pero que sepan que no solo van en contra de nuestros principios, nos gusta predicar con el ejemplo y esto demuestra nuestro liderazgo en la resolución de operaciones de ciberespionaje. Además, deben saber que no tenemos pensado cambiar nuestra posición en perjuicio de los usuarios.

Dicho esto, aquí os dejo las charlas más interesantes, increíbles y aterradoras que han tenido lugar en la SAS.

1. TajMahal

El año pasado destapamos un ataque a una organización diplomática de Asia Central. Evidentemente, que una organización como esta interese a los ciberdelincuentes no debería sorprender a nadie. Los sistemas de información de embajadas, consulados y misiones diplomáticas siempre han atraído el interés de otros estados y sus agencias de espionaje o de cualquiera con los conocimientos y recursos financieros necesarios. Sí, todos leemos novelas de espías, pero seguro que esto no lo has leído en ningún libro. Los atacantes construyeron un auténtico “TajMahal”, una plataforma APT con un gran número de complementos utilizados (nunca habíamos visto el uso de tantos complementos en una sola plataforma APT hasta la fecha) para todos los escenarios de ataque utilizando varias herramientas.

La plataforma consiste en dos partes: Tokyo, la puerta trasera principal, que también completa la función de envío del último programa malicioso, y Yokohama, que tiene distintas funcionalidades, como robar cookies, interceptar documentos de la cola de impresión, registrar llamadas VoIP (incluidas las de WhatsApp y FaceTime), realizar capturas de pantalla y mucho más. La operación TajMahal ha estado activa al menos 5 años y su complejidad podría sugerir que se ha desarrollado con más de un objetivo en mente; para descubrir el resto, tuvimos que indagar un poco más.

Puedes encontrar toda la información sobre esta APT aquí.

Seguir leyendo:SAS-2019: Noticias de ciberseguridad desde el lado oscuro

Lo mejor del mundo de la ciberseguridad en el 2018

Hola, chicos, aquí os traigo la última edición de noticias del mundo de la ciberseguridad del 2018. Todos los años sobre estas fechas me decido a publicar un ligero resumen y recopilatorio, para que podamos recibir el año nuevo de buen humor. Por tanto, hoy vamos a hablar de las noticias más llamativas, absurdas, divertidas y raras del mundo de la informática y de la ciberseguridad que han aparecido en nuestras pantallas este pasado 2018.

En primer lugar, vamos a hablar de la profesionalidad de los medios, ya sabes, la objetividad, el periodismo de investigación y la comprobación de los hechos. Bueno, o para ser más precisos, de la ausencia de todas estas características.

En octubre, Bloomberg Businessweek publicó una “investigación” con un titular sensacionalista. La primera parte de este lo dice todo (El gran hackeo). La historia se basa en la información de fuentes anónimas (¡sorpresa, sorpresa!) y afirma que el hardware fabricado por Super Micro incluye errores y, por lo visto, lo lleva haciendo durante años. Supuestamente, estos chips fueron descubiertos por el personal de Apple y Amazon y las autoridades estadounidenses llevan investigando el caso desde el 2015. Y aquí es donde empieza lo bueno…

Amazon ha negado el conocimiento de estos errores y Tim Cook, de Apple, ha afirmado que es falso, por lo que ha solicitado que el diario se retracte del artículo. Por su parte, Super Micro ha declarado que nunca ha recibido quejas de los clientes, ni ha sido interrogado por las autoridades. (¿No os resulta familiar?). A las 24 horas de la publicación, las acciones de Super Micro cayeron un 60 %. Ante esto, la compañía recurrió a los servicios de una empresa externa para que llevara a cabo una investigación que no consiguió encontrar pruebas que respaldaran las afirmaciones de los periodistas. Aun así, Bloomberg no solo no se apresuró a pedir perdón por las acusaciones, sino que le asignó a otro de sus empleados que siguiera investigando.

Seguir leyendo:Lo mejor del mundo de la ciberseguridad en el 2018

Los consumidores pueden tomar sus propias decisiones

Además de un mercado para sus bienes y servicios, una empresa también necesita recursos. Existen recursos financieros: dinero; recursos humanos: empleados; recursos intelectuales: ideas comerciales y la capacidad de ponerlos en marcha. En algunas empresas, incluso a veces en industrias enteras, otro recurso necesario es la confianza.

Imagínate que decides comprar un aspirador. ¿Necesitas la confianza del fabricante? No. Simplemente compras el que parece el adecuado, según sus características técnicas, su apariencia, calidad y precio. La confianza no entra en este juego.

No obstante, en algunas industrias, como por ejemplo la financiera o la sanitaria, la confianza juega un papel fundamental. Si no confías en un asesor financiero o en una marca farmacéutica, es complicado que te conviertas en su cliente o que compres sus productos, de hecho, puede que nunca lo hagas. Hasta que el asesor financiero o la empresa farmacéutica demuestren que son de confianza.

Pues nuestro negocio (la ciberseguridad) no solo requiere confianza, sino que dependemos de ella. Sin ella, la ciberseguridad no existe. Y algunos (a lo que podemos llamar detractores) lo saben perfectamente e intentan destruir la confianza de la gente en la ciberseguridad por todos los medios.

Puede que pienses que algo va mal en nuestros productos si hay alguien está intentando minar su confianza. No obstante, yo confío plenamente en la calidad de nuestros productos y los resultados de las pruebas independientes lo demuestran. Además, algo más ha cambiado estos últimos años: la turbulencia geopolítica. Y nos ha pillado justo en el medio.

La maquinaria propagandística se alzó contra nosotros. Hoy, son muchos los que siguen escuchando y leyendo alegaciones sin fundamento sobre nosotros, que proceden de informes de los medios que citan “fuentes anónimas” (sin verificar). No queda claro si estas historias están influenciadas por la agenda política o las necesidades comerciales para impulsar las ventas, pero estas falsas acusaciones deberían de ser inadmisibles (al igual que otras injusticias). Por ello, hemos cuestionado y refutado todas las declaraciones que han ido en contra de nosotros, una por una. Utilizo el verbo refutar con cautela (recuerda que no han demostrado nada; ni podrían, ya que no se ha cometido ningún delito).

De todas formas, después de casi un año desde la última ola de alegaciones, he decidido realizar por mí mismo una especie de auditoría, para intentar ver cómo nos concibe el mundo actualmente y para hacerme una idea de si los que se han visto expuestos a estas historias han sido influenciados y en qué medida nuestra presentación de los hechos les ha permitido sacar sus propias conclusiones sobre este tema.

¿Y sabes qué? Hemos descubierto que todas las alegaciones falsas hechas por los consumidores que solo toman en cuenta los hechos no han dado frutos. Ya te puedo escuchar decir: “¡demuéstramelo!”.

En primer lugar, hace un año, la empresa de investigación más importante del mundo, Gartner, lanzó un nuevo proyecto de investigación (Gartner Peer Insights) para analizar cómo valoran los clientes a las marcas. Muy simple, pero muy útil: se recopilaron las valoraciones de clientes corporativos y, durante el proceso, los analistas de Gartner realizaron comprobaciones para asegurarse de que no hubiera preferencias de los proveedores, sin intenciones ocultas, ni troles.

El año pasado, gracias a las valoraciones de los clientes corporativos, ¡ganamos el premio más importante del proyecto! Los resultados de este año no están todavía, pero puedes comprobar por ti mismo la gran cantidad de clientes que han querido contar a Gartner su experiencia con nosotros y dejar sus puntuaciones generales y sus valoraciones positivas. Es un trabajo bien hecho, se trata de empresas confirmadas de diferentes tamaños, perfiles, geografía y calibre.

Por cierto, hablando de geografía, resulta que la actitud puede cambiar dependiendo de la zona geográfica.

Como, por ejemplo, en Alemania la cuestión de la confianza en las empresas se toma muy en serio. Por ello, la revista WirtschaftsWoche publica regularmente su investigación sobre el nivel de confianza en las empresas después de sondear a más de 300.000 personas. En la categoría de “software” (es decir, ni antivirus ni ciberseguridad), estamos en un cuarto puesto y el nivel general de confianza en Kaspersky Lab es alto (más alto en comparación con la competencia directa, sin importar su país de origen).

¿Qué pasa cuando los gobiernos utilizan los hechos para decidir si confiar en una compañía o no? Por ejemplo, la semana pasada el Centre for Cyber Security de Bélgica investigó las informaciones relacionadas con KL y descubrió que no corroboraban las alegaciones contra nosotros. Ante esto, el primer ministro de Bélgica anunció que no hay ningún dato técnico objetivo (ni siquiera en investigaciones independientes) que indique que nuestros productos puedan suponer una amenaza. Yo añadiría que, teóricamente, podrían suponer una amenaza, pero al igual que cualquier otro producto de ciberseguridad de otra empresa o de otro país. Ya que, en teoría, cualquier producto tiene vulnerabilidades técnicas. Si tenemos en cuenta nuestros esfuerzos por la transparencia de nuestra tecnología, podría decir que nuestros productos suponen una amenaza inferior que cualquier otro producto.

Seguir leyendo:Los consumidores pueden tomar sus propias decisiones

Contra el monopolio en la industria informática

Puede que algunos lectores de la parte técnica de mi blog, agotados por el calor que hemos pasado este verano, se hayan perdido un evento señalado fundamental que tuvo lugar en julio. Estoy hablando de cuando la Comisión Europea (CE) declaró culpable a Google de abusar de su posición dominante en relación con el mercado de sistemas operativos móviles y multó a la compañía con 4.340 millones de euros (que representa aproximadamente un 40 % del beneficio neto que obtuvo la empresa el año pasado).

¿Y por qué? Porque, según la CE, “Desde 2011, Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android (como obligar a los fabricantes de dispositivos Android a preinstalar aplicaciones de búsqueda y navegación de Google) y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda general en Internet”.

Todo parece lógico, obvio y recurrente (la CE ya ha multado a Google anteriormente). También resulta lógico (y de esperar) que Google haya apelado contra el veredicto de la multa. Es inevitable que el caso dure muchos años y que conduzca a un resultado final falso que nunca saldrá a la luz, porque probablemente se llegue a un acuerdo extrajudicial. El motivo de esta demora judicial no se debe a la enorme cantidad de la multa, sino a lo difícil que resulta demostrar el abuso de poder.

Bien, ¿qué está pasando aquí?

Fuente

Seguir leyendo:Contra el monopolio en la industria informática

Historias positivas y negativas del cibermundo

Hoy voy a hablar de ciberseguridad. Primero, sobre las amenazas a los dispositivos más pequeños, aquellos sin los cuales muchos no podrían pasar ni un minuto, de hecho, se llevan hasta la cama o el baño. Y, por último, un tema mucho más positivo, la llegada de las mujeres a la cima del mundo de la ciberseguridad. Bueno, empecemos con el tema más preocupante…

No te conviertas en otra víctima de Asacub

Hoy en día, los usuarios confían a sus smartphones (¿de confianza?) todo tipo de información, como datos bancarios, documentos personales y de trabajo importantes, mensajería y mucho más (algunos con información muy personal). Bueno, seguramente ya sabrás esto, de hecho, es probable que seas uno de estos usuarios. Si es así, te recomiendo que sigas leyendo.

A finales de agosto se detectó un aumento significativo en la expansión del troyano Asacub en Android, que explota la curiosidad, esa debilidad típica de los humanos. El troyano envía mensajes de texto del tipo: “¡Debería darte vergüenza, John! [enlace]” o “John, has recibido un MMS de Pete: [enlace]”. John actúa como un gato curioso, se rasca la cabeza y se pregunta qué habrá en la foto, entonces, hace clic en el enlace y descarga una aplicación (¡voluntariamente!) que accede a hurtadillas a su lista de contactos, a quienes empieza a enviar mensajes similares.

Pero eso no es todo. Este malware también puede, por ejemplo, leer los mensajes entrantes y enviar su contenido a los hackers que está ejecutándolo o enviar un mensaje determinado a ciertos números. Esta habilidad concede a los autores del troyano la posibilidad de, entre otras cosas, transferirse a ellos mismos fondos de la tarjeta bancaria de la víctima si está conectada digitalmente al número de teléfono. Y, por si eso fuera poco, el premio final para la víctima es una factura enorme de su operador móvil.

Entonces, cómo puedes protegerte de un malware móvil tan imponente:

  • No hagas clic en enlaces sospechosos.
  • Comprueba qué permisos solicita la aplicación descargada (por ejemplo, micrófono, cámara, ubicación…).
  • Y por último y más importante, el paso más sencillo, instala una solución de protección de confianza en tu smartphone Android.

¿Android? Puedo escuchar los suspiros de alivio de muchos ahora mismo: “¡Ah, menos mal que yo tengo un iPhone!”.

No tan rápido, chicos, os dejo un par de enlaces (no os preocupéis, podéis acceder, de verdad):

 

Seguir leyendo:Historias positivas y negativas del cibermundo

La iMuerte de eVoldemort

Los cuentos de hadas y las historias fantásticas han contribuido al mito sobre la invencibilidad de los villanos (nosotros llevamos 20 años afrontando el mismo mito en el ciberespacio). Todo Voldemort depende de la seguridad de su diario, su anillo, su serpiente, su… bueno, supongo que sabéis todo lo relacionado con los Horrocruxes. Y el éxito de tu guerra contra los villanos, sea en un cuento de hadas o en el ciberespacio, depende de dos cualidades importantes: perseverancia e inteligencia (es decir, tecnología). Hoy te contaré cómo la perseverancia y la inteligencia, así como las redes neuronales, el aprendizaje automático, la seguridad en la nube y el conocimiento de expertos (todo incluido en nuestros productos) te protegerán de potenciales ciberamenazas futuras.

De hecho, ya hemos incluido las tecnologías de protección contra ciberamenazas futuras antes (más de una vez, muchas más veces, hasta nos hemos reído). Te preguntarás por qué estamos tan obsesionados con ellas.

El motivo es porque estas tecnologías son lo que diferencian una protección robusta de una inteligencia artificial falsa y de los productos que usan información robada para detectar el malware. ¿Identificar la secuencia del código mediante una firma conocida después de que el malware se haya colado en el sistema y haya hecho el daño que tenía que hacer? Nadie necesita eso.

Pocos en la industria son capaces de anticipar la forma de pensar de los cibervillanos, comprender las vulnerabilidades que son de su agrado y poner trampas invisibles para llevar a cabo una detección. De hecho, muy pocos, según los análisis independientes. WannaCry, la epidemia más grande de la década, es un buen ejemplo: gracias a la tecnología de System Watcher, nuestros productos han protegido proactivamente a nuestros usuarios contra dichos ciberataques.

El aspecto clave es este: es imposible tener demasiada protección contra las ciberamenazas del futuro. No hay ningún emulador ni sistema de análisis de big data capaz de cubrir todos los posibles vectores de ataque. Las trampas ocultas deberían cubrir todos los niveles y canales y, en la medida de lo posible, rastrear la actividad de todos los objetos del sistema para asegurarse de que ninguno será un problema; todo ello, a la vez que hacen un uso mínimo de los recursos, sin dar ningún “falso positivo” y siendo 100 % compatibles con otras aplicaciones para evitar pantallazos azules.

La industria del malware también sigue su desarrollo. Los cibervillanos conciben sus creaciones para que se oculten en el sistema: cambiando su estructura y comportamiento, ralentizando sus acciones (minimizando así el consumo de recursos, despertando según un horario, ocultándose tras penetrar en el ordenador objetivo, etc.) para llegar al fondo del sistema, ocultar su rastro y usar métodos “limpios” o “casi limpios”. Pero todo Voldemort tiene sus Horrocruxes, los cuales se pueden destruir para poner fin a su actividad maliciosa. La cuestión es cómo encontrarlos.

Hace unos años, enriquecimos el arsenal de nuestros productos con tecnologías proactivas de protección contra ciberamenazas avanzadas al adoptar una invención interesante (patente RU2654151). Esta emplea un modelo de comportamiento de objetos evolutivos para realizar una identificación de alta fiabilidad de anomalías sospechosas en el sistema, una localización de fuentes y una supresión incluso de gusanos más “prudentes”.

Seguir leyendo:La iMuerte de eVoldemort

Una carta abierta a la dirección de Twitter

“Si le cortas la lengua a un hombre no demuestras que estuviera mintiendo, demuestras que no quieres que el mundo oiga lo que tiene que decir”.

Tyrion Lannister, Juego de tronos

Querido Sr. Dorsey y demás directivos de Twitter:

He podido apreciar que últimamente están preocupados por la “salud” de su red social y de cómo puede usarse de forma malintencionada para crear una campaña de desinformación y generar discordia social. Y como defensor de un Internet seguro y cordial, ¡yo también comparto esta preocupación! Pensaba que mi compañía estaba fuera del escándalo que sufre esta red social, sin embargo, no podía estar más equivocado.

Si se trata de un error, les pido por favor que lo admitan públicamente. Esto despejará cualquier duda sobre la posible censura política en Twitter.

A finales de enero de este año, Twitter nos informó inesperadamente de que nos prohibía la publicidad en nuestras cuentas oficiales donde anunciamos las nuevas publicaciones de varios de nuestros blogs de ciberseguridad (como por ejemplo Securelist y Kaspersky Daily) e informamos a los usuarios sobre nuevas ciberamenazas y cómo hacerles frente. En una breve carta, un empleado anónimo de Twitter nos informó de que nuestra compañía “opera con un modelo de negocio que discrepa con las prácticas de anuncios comerciales admitidas en Twitter”.

“KASPERSKY LAB USA UN MODELO DE NEGOCIO QUE DISCREPA CON LAS PRÁCTICAS DE ANUNCIOS COMERCIALES QUE ADMITE TWITTER”

¿Cómo? He leído esta carta repetidas veces, pero sigo sin entender cómo puede tratarse de nosotros. Puedo asegurar que no hemos violado ninguna regla escrita (o no escrita) y que nuestro modelo de negocio sigue la misma plantilla que utiliza prácticamente toda la industria de la ciberseguridad. Los usuarios nos pagan por los productos y servicios que les proporcionamos. En la carta no se enuncian las reglas, normas y prácticas de negocio específicas (e incluso las no específicas) que hemos violado. Desde mi punto de vista, la misma prohibición contradice el principio de libertad de expresión que acoge Twitter. Pero volveré a ello después, primero echemos un vistazo a lo demás:

Seguir leyendo:Una carta abierta a la dirección de Twitter