Etiquetar Archivos: Industria TI

Los consumidores pueden tomar sus propias decisiones

Además de un mercado para sus bienes y servicios, una empresa también necesita recursos. Existen recursos financieros: dinero; recursos humanos: empleados; recursos intelectuales: ideas comerciales y la capacidad de ponerlos en marcha. En algunas empresas, incluso a veces en industrias enteras, otro recurso necesario es la confianza.

Imagínate que decides comprar un aspirador. ¿Necesitas la confianza del fabricante? No. Simplemente compras el que parece el adecuado, según sus características técnicas, su apariencia, calidad y precio. La confianza no entra en este juego.

No obstante, en algunas industrias, como por ejemplo la financiera o la sanitaria, la confianza juega un papel fundamental. Si no confías en un asesor financiero o en una marca farmacéutica, es complicado que te conviertas en su cliente o que compres sus productos, de hecho, puede que nunca lo hagas. Hasta que el asesor financiero o la empresa farmacéutica demuestren que son de confianza.

Pues nuestro negocio (la ciberseguridad) no solo requiere confianza, sino que dependemos de ella. Sin ella, la ciberseguridad no existe. Y algunos (a lo que podemos llamar detractores) lo saben perfectamente e intentan destruir la confianza de la gente en la ciberseguridad por todos los medios.

Puede que pienses que algo va mal en nuestros productos si hay alguien está intentando minar su confianza. No obstante, yo confío plenamente en la calidad de nuestros productos y los resultados de las pruebas independientes lo demuestran. Además, algo más ha cambiado estos últimos años: la turbulencia geopolítica. Y nos ha pillado justo en el medio.

La maquinaria propagandística se alzó contra nosotros. Hoy, son muchos los que siguen escuchando y leyendo alegaciones sin fundamento sobre nosotros, que proceden de informes de los medios que citan “fuentes anónimas” (sin verificar). No queda claro si estas historias están influenciadas por la agenda política o las necesidades comerciales para impulsar las ventas, pero estas falsas acusaciones deberían de ser inadmisibles (al igual que otras injusticias). Por ello, hemos cuestionado y refutado todas las declaraciones que han ido en contra de nosotros, una por una. Utilizo el verbo refutar con cautela (recuerda que no han demostrado nada; ni podrían, ya que no se ha cometido ningún delito).

De todas formas, después de casi un año desde la última ola de alegaciones, he decidido realizar por mí mismo una especie de auditoría, para intentar ver cómo nos concibe el mundo actualmente y para hacerme una idea de si los que se han visto expuestos a estas historias han sido influenciados y en qué medida nuestra presentación de los hechos les ha permitido sacar sus propias conclusiones sobre este tema.

¿Y sabes qué? Hemos descubierto que todas las alegaciones falsas hechas por los consumidores que solo toman en cuenta los hechos no han dado frutos. Ya te puedo escuchar decir: “¡demuéstramelo!”.

En primer lugar, hace un año, la empresa de investigación más importante del mundo, Gartner, lanzó un nuevo proyecto de investigación (Gartner Peer Insights) para analizar cómo valoran los clientes a las marcas. Muy simple, pero muy útil: se recopilaron las valoraciones de clientes corporativos y, durante el proceso, los analistas de Gartner realizaron comprobaciones para asegurarse de que no hubiera preferencias de los proveedores, sin intenciones ocultas, ni troles.

El año pasado, gracias a las valoraciones de los clientes corporativos, ¡ganamos el premio más importante del proyecto! Los resultados de este año no están todavía, pero puedes comprobar por ti mismo la gran cantidad de clientes que han querido contar a Gartner su experiencia con nosotros y dejar sus puntuaciones generales y sus valoraciones positivas. Es un trabajo bien hecho, se trata de empresas confirmadas de diferentes tamaños, perfiles, geografía y calibre.

Por cierto, hablando de geografía, resulta que la actitud puede cambiar dependiendo de la zona geográfica.

Como, por ejemplo, en Alemania la cuestión de la confianza en las empresas se toma muy en serio. Por ello, la revista WirtschaftsWoche publica regularmente su investigación sobre el nivel de confianza en las empresas después de sondear a más de 300.000 personas. En la categoría de “software” (es decir, ni antivirus ni ciberseguridad), estamos en un cuarto puesto y el nivel general de confianza en Kaspersky Lab es alto (más alto en comparación con la competencia directa, sin importar su país de origen).

¿Qué pasa cuando los gobiernos utilizan los hechos para decidir si confiar en una compañía o no? Por ejemplo, la semana pasada el Centre for Cyber Security de Bélgica investigó las informaciones relacionadas con KL y descubrió que no corroboraban las alegaciones contra nosotros. Ante esto, el primer ministro de Bélgica anunció que no hay ningún dato técnico objetivo (ni siquiera en investigaciones independientes) que indique que nuestros productos puedan suponer una amenaza. Yo añadiría que, teóricamente, podrían suponer una amenaza, pero al igual que cualquier otro producto de ciberseguridad de otra empresa o de otro país. Ya que, en teoría, cualquier producto tiene vulnerabilidades técnicas. Si tenemos en cuenta nuestros esfuerzos por la transparencia de nuestra tecnología, podría decir que nuestros productos suponen una amenaza inferior que cualquier otro producto.

Seguir leyendo:Los consumidores pueden tomar sus propias decisiones

Contra el monopolio en la industria informática

Puede que algunos lectores de la parte técnica de mi blog, agotados por el calor que hemos pasado este verano, se hayan perdido un evento señalado fundamental que tuvo lugar en julio. Estoy hablando de cuando la Comisión Europea (CE) declaró culpable a Google de abusar de su posición dominante en relación con el mercado de sistemas operativos móviles y multó a la compañía con 4.340 millones de euros (que representa aproximadamente un 40 % del beneficio neto que obtuvo la empresa el año pasado).

¿Y por qué? Porque, según la CE, “Desde 2011, Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android (como obligar a los fabricantes de dispositivos Android a preinstalar aplicaciones de búsqueda y navegación de Google) y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda general en Internet”.

Todo parece lógico, obvio y recurrente (la CE ya ha multado a Google anteriormente). También resulta lógico (y de esperar) que Google haya apelado contra el veredicto de la multa. Es inevitable que el caso dure muchos años y que conduzca a un resultado final falso que nunca saldrá a la luz, porque probablemente se llegue a un acuerdo extrajudicial. El motivo de esta demora judicial no se debe a la enorme cantidad de la multa, sino a lo difícil que resulta demostrar el abuso de poder.

Bien, ¿qué está pasando aquí?

Fuente

Seguir leyendo:Contra el monopolio en la industria informática