Etiquetar Archivos: groenlandia

¿Groenlandia o la tierra de las nubes?

Hace poco, mientras volábamos por el Atlántico, nuestro corresponsal especial, N. Sh. me envió un boletín en tiempo real en el que detallaba un artículo totalmente positivo sobre el servicio en los vuelos trasatlánticos.

Cito:

“Delta: estos chicos son geniales. Por solo 20 dólares puedes tener Internet ilimitado ¡durante las nueve horas del viaje!”

¡Vaya! ¡La próxima vez tendré que probar Delta. Mmm. ¿Dónde está esa publicación que hice sobre el pésimo servicio de los vuelos trasatlánticos? Ah, sí, aquí. Pero en ella me refería a United. Aún así, todas las aerolíneas estadounidenses son iguales. Sin embargo, Internet ilimitado por casi nada compensa. Ya que si tienes Internet, y un enchufe al que conectar el portátil, no hay mucho más que un viajero de negocios necesite, ¿o sí?

En fin. Volvamos con nuestro corresponsal especial…

Como he dicho, él estaba cruzando el Atlántico Norte. Pero en algún punto sobrevoló Groenlandia. ¿Y qué vio por la ventana? ¿Tierra verde? ¿Tierra blanca? En realidad nada de eso. Solo vio blanco.

Seguir leyendo:¿Groenlandia o la tierra de las nubes?

Groenlandia, parte 8: Alojamientos y escenas “urbanas”

Entonces, ¿cómo está el tema del alojamiento para los visitantes de Groenlandia? Pues nada mal. Son hoteles básicos y decentes con habitaciones acogedoras, con las comodidades que encontrarías en un buen hotel y con buena comida. La única desventaja con la que me topé fue que la velocidad de conexión a Internet y que los límites de tráfico eran bajos.

Este es el hotel de Nuuk en el que nos hospedamos, por fuera y por dentro…

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 8: Alojamientos y escenas “urbanas”

Groenlandia, parte 6: los icebergs

No hay que adentrarse mucho en el mar de Ilulissat para ver minicebergs, algunos se encuentran dentro de los muros del puerto. A veces crujen y se parten. Mientras nos íbamos, uno de ellos hizo exactamente eso: hizo un gran crujido, se hundió, se tomó una pausa y, después, emergió lentamente, al revés para asolear un poco su vientre. 🙂

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 6: los icebergs

Groenlandia, parte 5: durante mi viaje a Ilulissat estuve en la cabina

Hoy en nuestro viaje por Groenlandia: el pueblo de Ilulissat, a 550 km al norte de Nuuk y a 200 km dentro del círculo polar ártico. Sí, eso significa que en julio el sol no se pone, cosa que comprobamos (de manera positiva) por nosotros mismos.

No existen caminos entre Nuuk e Ilulissat, por lo que que tuvimos que volver a coger uno de esos pequeños aviones rojos para llegar al pueblo. Fue genial porque las vistas desde la ventanilla son espectaculares (si es que puedes conseguir un asiento en ventanilla): los billetes no tienen los asientos asignados, así que hay que ser de los primeros en la cola. Pero puede ser difícil porque solo anuncian el número de las puertas de embarque en Danés, después en inglés groenlandés (otro ejemplo de la despreocupación groenlandesa, pero en esta ocasión no me gustó).

 

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 5: durante mi viaje a Ilulissat estuve en la cabina

Groenlandia, parte 4: minicebergs y vikingos desaparecidos

Preparaos para ver muchas fotos. En grandes cantidades. Groenlandia tiene una gran cantidad de bellezas naturales: glaciares, las montañas que envuelven y los icebergs que de ellos se desprenden.

Más adelante hablaré de los glaciares y de los icebergs, pero por ahora, hablaremos del hielo. No de los icebergs, sino de los minicebergs, microicebergs y nanoicebergs, los que ya hemos visto en el puerto de Nuuk.

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 4: minicebergs y vikingos desaparecidos

Groenlandia, parte 3: un paseo por Nuuk

¡Oh, Groenlandia! Es una isla gigantesca. ¡Casi podría competir con todo un continente! Solo es 3,5 veces más pequeña que Australia. Sin embargo, si los glaciares de Groenlandia continúan derritiéndose a su ritmo actual, la isla terminará por elevarse bastante una vez que se reduzca el peso de todos esos glaciares. Y como se está elevando más rápido que el nivel del mar, Groenlandia podría unirse a América del Norte muy pronto. Antes de darnos cuenta, ¡tendrán que instalar una frontera con Canadá!

A propósito, los guías locales nos contaron que hace decenas de años, la altura de Groenlandia se elevaba medio centímetro al año; sin embargo, el año pasado se elevó 4.5 centímetros. ¡Oh, Groenlandia!

Pero hoy os escribo para hablaros de otra cosa…

Bueno. Aquí estamos, en la capital de Groenlandia, una de las “ciudades” capital más pequeña del mundo. Por cierto, ¿sabéis cómo es la bandera de Groenlandia? Aquí la tenéis:

Greenland_1

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 3: un paseo por Nuuk

Groenlandia, parte 2: los aeropuertos

Kangerlussuaq es probablemente el aeropuerto internacional más extraño del mundo. En primer lugar,intentad pronunciarlo correctamente. Difícil, ¿verdad? También me ha costado.

Después viene su rareza geográfica y demográfica…

¿Alguna vez habéis visto un aeropuerto internacional dentro de una población con 500 hbitantes? No 50 000, ¡500! pues yo ya he visto uno. 🙂

Y ¿alguna vez habéis visto un aeropuerto donde no hay revisiones de seguridad para los vuelos domésticos? Mientras caminas, te registras, entregas tu equipaje y, luego puedes ir andando a cualquier lugar, ¡incluso puedes salir del aeropuerto! Cuando tu vuelo llega solo caminas hacia él desde donde estés sin las molestias de los controles de seguridad. ¡Es un sueño!

Bien. Aquí tenéis la respuesta de la pregunta nº 2:

Groenlandia es un país muy rocoso y muy glacial. Así que construir un aeropuerto no es tarea fácil, pues para ello se necesita una gran extensión de territorio liso para la pista sin zonas rocosas en los alrededores que puedan interponerse en trayectoria de los aviones que aterrizan y despegan. Encontraron un lugar que consideraron adecuado: Kangerlussuaq: un pedazo de roca plana suficientemente alejado de los riscos más cercanos. El único problema es que la pista mide ¡2,8km de largo!

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 2: los aeropuertos

¡Bienvenidos a Groenlandia!

Por caprichos del destino, a menudo sobrevuelo el Atlántico Norte. Europa-América-Europa; unas veces Asia-América-Europa; y otras veces hago combinaciones más exóticas. Por ejemplo: a veces sobrevuelo Groenlandia. A veces por la noche, así que no tengo nada que mostrar. Otras lo hago de día, pero el clima suele ser polar y la visibilidad es muy pobre. Pero otras veces, muy de vez en cuando, tengo suerte: sobrevuelo Groenlandia cuando hace sol…

Por ejemplo, una de esas ocasiones fue en julio de 2012: una locura de viaje, una locura de vuelo y un buen clima.

grenlandiya_1

Volvamos a julio de 2016: vuelve a haber un clima bueno en la gran tierra de Groenlandia. Pero esta vez no solo pensaba sobrevolar el lugar, aterrizaría y me quedaría un par de días. ¡Viva!

Seguir leyendo:¡Bienvenidos a Groenlandia!