Archivos Mensuales: Septiembre 2016

Una fórmula obvia, Monza 2016

Y ahora, chicos y chicas, como plato principal… ¡uno muy caliente!

Se trata de la Fórmula 1 en Monza. Un lugar de culto para los fanáticos de los deportes de motor y que no está tan alejado de Milán. ¡Aquí todo se trata de coches, motos, música tecno, encuentros internacionales y más! Por eso estoy aquí.

Este lugar está tan orientado en los motores que hasta los “carabinieri” tienen un Lotus frente a una de las entradas de su edificio (puede que hubiera más y no los vi).

DSC02417

Sin embargo, antes de la carrera, tuve la sensación de que algo no iba bien.

Seguir leyendo:Una fórmula obvia, Monza 2016

Hidroterapia al estilo de Ginebra

Uno de los lugares de principal interés de Ginebra es la fuente de agua en el Lago Ginebra. He visitado Ginebra unas cinco veces… o quizá más, pero no he llegado a las 10 visitas. En fin, he estado muchas veces aquí, pero nunca he tenido la oportunidad de acercarme a la fuente. Siempre que venía ocurría algo; o no funcionaba o no tenía tiempo de visitarla. Pero esta vez, al fin lo he logrado. Y aquí está, la fuente en toda su gloria.

Album de fotos de Flickr

Instagram

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

La burbuja artificial de la Inteligencia Artificial y el futuro de la ciberseguridad

Creo que el reciente artículo del New York Times sobre el bum de la “inteligencia artificial” en Silicon Valley hizo que mucha gente pensara negativamente sobre el futuro de la ciberseguridad, tanto a corto como a largo plazo.

Considero que se han sopesado cuestiones como estas:

  • ¿Hacia dónde lleva la maníaca preocupación por la “inteligencia artificial”, la cual solo existe en las fantasías de los futurólogos?
  • ¿Cuántos millones más invertirán las empresas para que, en el mejor de los casos, se “invente” algo que ya existe desde hace décadas, y que solo será marketing inflado?
  • ¿Cuáles son las oportunidades reales de desarrollar máquinas inteligentes con tecnologías de ciberseguridad?
  • ¿Cuál será el rol de los humanos expertos en este mundo nuevo?

A veces, cuando estoy con los fans de la “I.A.” en Valley, me siento como un ateo en una convención de evangélicos.

– Jerry Kaplan, informático, autor, futurista y pluriemprendedor (confundador de Symantec)

 

Lo que ahora sucede en el campo de la “inteligencia artificial” se parece a una pompa de jabón. Y todos sabemos lo que sucede con las pompas al final, cuando las soplan los payasos de circo: explotan.

Está claro que sin pasos atrevidos ni inversiones arriesgadas, un futuro fantástico nunca será posible. Pero el problema es que con esta ola de entusiasmo por la “inteligencia artificial” (recordad que hoy por hoy no existe, de ahí las comillas), han empezado a aparecer las empresas emergentes.

¿Algunas empresas emergentes? Te preguntarás cuál es el problema.

El problema es que estas pequeñas empresas están atrayendo miles de millones de  dólares en inversiones al navegar en la nueva ola de euforia que rodea al “IA” aprendizaje automático. La cuestión es que el aprendizaje automático lleva con nosotros desde hace décadas: se definió en 1959, empezó en los 70, floreció en los 90 y continúa en ello. Llegamos a nuestra época y han renombrado esta “nueva tecnología” como “inteligencia artificial”; parece algo innovador de la ciencia; tiene los folletos más brillantes; las mejores y más sofisticadas campañas de marketing. El objetivo de todo ello  es la debilidad humana por creer en los milagros (y en las teorías de conspiración sobre las tecnologías tradicionales). Y, tristemente, el campo de la ciberseguridad no ha escapado de esta nueva burbuja de “IA”…

artificial-intelligence

Seguir leyendo:La burbuja artificial de la Inteligencia Artificial y el futuro de la ciberseguridad

Altai-2016: Parque Acuático Katún

Después de los rápidos de Shyoki, el Katún se transforma en un río relativamente calmado y se queda así por los próximos 200 kilómetros, donde la suave (sin embargo rápida) corriente es sola y raramente interrumpida por cortos tramos de rápidos. Está rodeado de montañas, frondosos bosques y campos, y no hay ninguna persona a la vista en kilómetros, excepto nosotros. Ni siquiera hemos visto algún animal salvaje, excepto por patos, y algunos tipos de nettas o cormoranes locales que volaban ocasionalmente a lo largo del río.

Nuestra balsa con turistas a bordo río abajo, el capitán callado, y sin órdenes de remar, así que disfrutamos de la vista y de los paisajes mientras flotábamos. El sol salió, nos calentó y nos miró desde arriba. Y así nos dejamos llevar en la meditación y el nirvana…

Pocas veces hemos tenido que levantarnos para ejecutar órdenes como “remad hacia adelante con la izquierda, y hacia atrás con la derecha”, entrar nuevamente en otro tramo de rápidos adecuadamente, y tomar una fría ducha de agua de río. Las olas son bastante grandes y al frente de la balsa había entrado un poco de agua, así que los pasajeros turistas sentados en la parte trasera tenían que soportar frías duchas de vez en cuando. El capitán-timonel permaneció seco, bueno, es un profesional, no hay dudas sobre ello.

Seguir leyendo:Altai-2016: Parque Acuático Katún

Altái – 2016: mejillas rellenas y los rápidos

En el pasado, cuando escuchaba las palabras Río Katún, o simplemente Katún, me imaginaba rápidos y descensos de ríos. Era lo primero que me venía a la cabeza. Ahora, esa idea se me ha grabado a fuego tras más de 400 km de descensos de ríos, muchos rápidos y solo Dios sabe cuántas miles de remadas. Pero Katún ya no significa solo descenso de ríos y agua: es un lugar con una belleza sublime.

Seguir leyendo:Altái – 2016: mejillas rellenas y los rápidos