Etiquetar Archivos: on the road again

Altai-2016: Parque Acuático Katún

Después de los rápidos de Shyoki, el Katún se transforma en un río relativamente calmado y se queda así por los próximos 200 kilómetros, donde la suave (sin embargo rápida) corriente es sola y raramente interrumpida por cortos tramos de rápidos. Está rodeado de montañas, frondosos bosques y campos, y no hay ninguna persona a la vista en kilómetros, excepto nosotros. Ni siquiera hemos visto algún animal salvaje, excepto por patos, y algunos tipos de nettas o cormoranes locales que volaban ocasionalmente a lo largo del río.

Nuestra balsa con turistas a bordo río abajo, el capitán callado, y sin órdenes de remar, así que disfrutamos de la vista y de los paisajes mientras flotábamos. El sol salió, nos calentó y nos miró desde arriba. Y así nos dejamos llevar en la meditación y el nirvana…

Pocas veces hemos tenido que levantarnos para ejecutar órdenes como “remad hacia adelante con la izquierda, y hacia atrás con la derecha”, entrar nuevamente en otro tramo de rápidos adecuadamente, y tomar una fría ducha de agua de río. Las olas son bastante grandes y al frente de la balsa había entrado un poco de agua, así que los pasajeros turistas sentados en la parte trasera tenían que soportar frías duchas de vez en cuando. El capitán-timonel permaneció seco, bueno, es un profesional, no hay dudas sobre ello.

Seguir leyendo:Altai-2016: Parque Acuático Katún

Altái – 2016: mejillas rellenas y los rápidos

En el pasado, cuando escuchaba las palabras Río Katún, o simplemente Katún, me imaginaba rápidos y descensos de ríos. Era lo primero que me venía a la cabeza. Ahora, esa idea se me ha grabado a fuego tras más de 400 km de descensos de ríos, muchos rápidos y solo Dios sabe cuántas miles de remadas. Pero Katún ya no significa solo descenso de ríos y agua: es un lugar con una belleza sublime.

Seguir leyendo:Altái – 2016: mejillas rellenas y los rápidos

Album de fotos de Flickr

Instagram

Altái-2016: Heli-Belukha y Acua-Katun

Esto nunca había pasado, pero está pasando otra vez.

¿Quién podría rechazar la oportunidad de volar en helicóptero sobre picos puntiagudos y profundos barrancos? Sin mencionar volar por primera vez sobre Beluja, ¡además de la oportunidad de llevarte tu equipo de rafting hasta el comienzo río Katun!

Pero ¿por qué usar palabras? Este es un lugar que hay que ver en fotos, no para leer palabras sobre él…

Seguir leyendo:Altái-2016: Heli-Belukha y Acua-Katun

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

Altái 2016: El colorido monte Beluja

Nuestro primer destino fue el monte Beluja. Es un lugar famoso, pero solo en ciertos ámbitos, lo que es una pena porque el sitio es del todo impresionante. Es precioso, monumental, gigantesco. Hay nieve, glaciares, rocas de colores, vegetación, ríos blancos (“harina de roca”) y cascadas espumosas y blancas con el agua más deliciosa y pura. Pero decidimos comenzar en el Pueblo de Piedra (un lugar de culto para los conocedores y fans de Roerich y sus fuerzas naturales secretas, en busca de un Altai Shambhala). Después de un pequeño paseo a lo largo del Jarl, te lleva hacia la corriente del mismo nombre (puedes verla aquí).

El pueblo de Piedra no generó mucho entusiasmo. Un miembro del grupo lo llamó una colección de materiales de construcción de origen local.

Seguir leyendo:Altái 2016: El colorido monte Beluja

Altái-2016: La gran ruta acuática

¡Hola a todos!

Altái es uno de los lugares más fascinantes y mágicos del mundo.

No solo es hermoso, tiene algo más. Quizá sea algún tipo de energía especial en las rocas o algo que no conocemos. En este lugar los colores brillan más, el agua sabe mejor, el cesped es más verde y las montañas se diferencian más de los alrededores. Este año tuve la suerte de pasar tres semanas en Altai con un grupo de aventureros como yo.

Hicimos un poco de senderismo, viajamos en helicóptero y navegamos por el río Katun.

En resumen, caminamos 70 kilómetros hasta el lago Akkem y sus alrededores, sobrevolamos el monte Belukha en helicóptero, volamos al nacimiento del Katun y navegamos hacia la parte baja del río, casi 400 kilómetros en total (¡CUATROCIENTOS KILÓMETROS!) descendiendo casi un kilómetro en el eje vertical. Esas han sido mis “vacaciones de verano”.

Y estas son las fotos.

Seguir leyendo:Altái-2016: La gran ruta acuática

Fin de semana volcánico

El vulcanismo es uno de mis pasatiempos. Me encanta escalar volcanes por todo el planeta. Hay algo en su belleza, poder, vandalismo, infamia, vitalidad, ardor, lava, cráteres, calderas, lagos… ustedes entienden.

Pero hay algo del vulcanismo que puede ser un poco doloroso: normalmente se necesitan varios días, o incluso hasta que varias semanas, para poder envolverse bien. Porque los volcanes tienden a ser enormes, inaccesibles y a menudo se presentan en conjunto. Pero un día escuché sobre el Monte Aragats: el esencial “fin de semana volcánico”.

Y aquí está. Como podéis ver, no se encuentra alejado de la capital de Armenia – así que podemos tachar la casilla de “inaccesible” de la lista. Es grande y tiene más de un pico. Todo esto justifica que se necesite un fin de semana :). Pero basta de palabrerías, mirad las fotos:

Seguir leyendo:Fin de semana volcánico

Nadando por el mundo – Parte 2

Muy bien. Seguimos marchando nadando, hacia la siguiente parada del autobús del nado internacional, Europa.

  1. Mar Caliente, Santorini.

Santorini es una isla volcánica, o una isla-volcán. En realidad es un anillo de islas, que son los restos de la caldera de un gigantesco volcán de hace miles de años, tiene un volcán creciendo en el interior del anillo, el cual, de vez en cuando, hace erupción y se hace más grande. He estado en Santorini no hace mucho tiempo, y he escrito muchas palabras sobre ese lugar en este blog.

world-best-swim_1

Las únicas fuentes termales en el mundo que están situadas en el mar residen aquí. Al menos las únicas en el mundo que yo conozco. El agua caliente salpica desde el fondo del mar hacia el océano, haciendo que el agua sea la más caliente que podrás encontrar :).

Seguir leyendo:Nadando por el mundo – Parte 2

Nadando por el mundo – Parte 1

Los recientes deportes acuáticos extremos de la sorprendentemente soleada Groenlandia me han hecho pensar. Quizás yo podría intentar sumergirme en mi memoria para recordar algunas de las veces más inusuales, interesantes y entretenidas que he nadado alrededor del mundo – un “Top de los mejores lugares para nadar”. Nadar, darse un chapuzón, o simplemente sumergir el cuerpo en agua, además de en la bañera del hotel, que ya lo he hecho eso bastantes veces, en toda clase de lugares extraños y maravillosos…

Darse un baño: es un tema interesante – especialmente ahora, durante la temporada veraniega de R&R y viajes a la playa, y las actividades acuáticas que están aquí. Ya que quizás algunos de ustedes se encuentran cerca de alguna piscina, lago, mar u océano justo ahora, y pueden correr el peligro de perderse de lo mejor. Así que, sin más preámbulos, comencemos con las actividades acuáticas.

Veamos, el plan es este: Solo hablaré sobre natación en cuerpos acuáticos naturales. No se incluirán las mega piscinas, parques acuáticos, spas y todo eso. Solo hablaré de las experiencias más inusuales y orgánicas. Repasaremos todo el mundo, de izquierda a derecha, de arriba abajo: América, Europa, África, Asia y Australasia. No hablaré sobre la Antártida ya que no he podido nadar ahí. Ah, y por cierto: si alguien cree que me falta algo en la lista, que lo diga, en la parte de los comentarios. Se lo agradeceré mucho…

Empecemos por Norte América…

Seguir leyendo:Nadando por el mundo – Parte 1

Groenlandia, parte 8: Alojamientos y escenas “urbanas”

Entonces, ¿cómo está el tema del alojamiento para los visitantes de Groenlandia? Pues nada mal. Son hoteles básicos y decentes con habitaciones acogedoras, con las comodidades que encontrarías en un buen hotel y con buena comida. La única desventaja con la que me topé fue que la velocidad de conexión a Internet y que los límites de tráfico eran bajos.

Este es el hotel de Nuuk en el que nos hospedamos, por fuera y por dentro…

Seguir leyendo:Groenlandia, parte 8: Alojamientos y escenas “urbanas”