Etiquetar Archivos: Rusia

UN SAN PETERSBURGO DIFÍCIL

San Petersburgo en verano, concretamente en los meses de junio y julio, es… difícil. Seguro que ya habéis oído que hay muy pocas horas de oscuridad en las noches de verano, y lo mismo ocurre con las horas de sol, en la parte más alta del hemisferio norte en esta época del año, el sol se ve divisa en el horizonte apenas unas horas, antes de que salga de nuevo en las primeras horas de la mañana siguiente. Por lo tanto, los días parecen interminables; bueno, realmente casi lo son. Y tienes que tener unas buenas cortinas que sean bastante gruesas o usar un antifaz para poder pegar ojo por las noches.

Hay otra cosa más: tienes que asegurarte de estar donde debes antes de que eleven el puente, de lo contrario… ¡ups! Sin embargo, los puentes basculantes tienen sus ventajas: ¿hay mejor excusa para no llegar a un sitio al que realmente no quieres ir? “No puedo ir. Es físicamente imposible. ¡Los puentes están elevados!”.

Como iba diciendo, San Petersburgo es difícil en esta época del año.

Es difícil pero también es increíble. Sólo tienes que echarle un vistazo a estas Noches blancas y las magníficas vistas con el puente elevado. Increíbles, sin duda…

piter-white-nights
piter-white-nights Seguir leyendo:UN SAN PETERSBURGO DIFÍCIL

CÓMO AYUDAR A LA CRÍA DE SALMONES

Existen todo tipo de fenómenos inusuales en el mundo, tanto naturales como provocados por el hombre.

A veces, son agradables y no causan daño alguno, como las cascadas horizontales de Kimberley en Australia, la presa Itaipu Dam fabricada por el hombre, o las impresionantes puestas de sol en Santorini.

Otras veces, son terriblemente monstruosos y destructivos, como los volcanes en erupción, los terremotos y los tsunamis.

Ahí está la simetría estática de montañas y volcanes; el movimiento lento y constante de formas como las placas tectónicas, los glaciares y las capas de nieve; y los fenómenos impredecibles, graves e inevitables como las avalanchas o los cataclismos. También hay inundaciones que vienen y van de forma intermitente y regular. Nos encontramos con inundaciones cuando a los dioses se les olvida cerrar el grifo al bañarse.  Por tanto, el hombre debe intervenir. No podemos evitar que se olviden y en consecuencia debemos diseñar y construir grandes instalaciones para protegernos, drenar el exceso de agua que pueden causar las inundaciones y compensar este despiste.

Un lugar donde este despiste celestial ocurre bastante a menudo es la zona europea de Rusia. Justo al lado del golfo de Finlandia, en concreto, alrededor del delta del río Neva. Y desafortunadamente, San Petersburgo está justamente ahí. Una ciudad conocida por su heroísmo, sus victorias, su patrimonio cultural imperial y por desgracia también por las catástrofes a consecuencia del agua. De esto último ya ha tenido más que suficiente. Para los que estén interesados: aquí.

¿Aún estás interesado? Pues léete “El jinete de bronce”. Mola. Puedes descargarlo aquí.

Esta es la versión corta:

Lógicamente, los habitantes de San Petersburgo tenían que hacer algo con las inundaciones. Y lo hicieron. Ya había oído hablar de ello pero fue hace poco cuando conseguí verlo en primera persona: alrededor de San Petersburgo existe una enorme presa para proteger la ciudad de las inundaciones. Gracias a Dios, las poéticas descripciones de Pushkin sobre las inundaciones son cosa del pasado, ¡ya era hora!

Resulta que los técnicos y diseñadores de esta fantástica obra de ingeniería se burlan de la palabra “presa”. Prefieren llamarlo: “complejo de instalaciones de protección contra las inundaciones”. Es bastante complicado, pero si insisten, ¿quién soy yo para cuestionarles?

Ahora un poco de información técnica:

Hacía falta una construcción que dejara pasar una cantidad razonable de agua a través del golfo de Finlandia hacía Neva, pero que cuando vinieran grandes olas potencialmente catastróficas desde el Mar Báltico, se creara una barrera que evitara la inundación de la ciudad. Además, tenía que ser capaz de dejar pasar a los barcos a diario y no impactar en el ecosistema marino de la zona.

La idea de construir una presa se gestó por primera vez en el siglo XIX, pero no se empezó a construir hasta 1979 (más detalles aquí). Entonces llegó el comunismo y a finales de 1980 la construcción se paralizó. Después llegó la década del año 2.000 y el proyecto resucitó, completándose en 2011; ¡Consiguieron algo realmente fantástico!

Traté de encontrar otras presas similares en Internet pero no llegué muy lejos. Todas son mucho más pequeñas. Hay una en Londres, una en Holanda otra en el Elbe… Pero todas son enanas comparadas con la presa rusa que mide la friolera de 25 kilómetros. Estaba impresionado.

Hay una construcción anti inundación similar, la que están construyendo en Nueva Orleans. Cuando esté acabada será más grande, pero de momento ¡la de San Petersburgo es la número 1!

Para el común de los mortales que visita la construcción, es simplemente una carretera de 25 kilómetros de longitud que atraviesa el Golfo de Finlandia de lado a lado, similar a la de Miami Vice que conecta Miami con los Cayos (que es mucho más larga pero no es una instalación anti inundaciones). Asfalto liso, señales y marcas bien colocadas, caminos de entrada y salida…: precioso.

piter-dambapiter-dambapiter-damba Seguir leyendo:CÓMO AYUDAR A LA CRÍA DE SALMONES

Album de fotos de Flickr

Instagram

SOLEADA PETERSBURGO.*

[*Véase el último párrafo]

Últimamente mis posts han ido sucediéndose en serie. Ha habido una serie sobre Kimberley, del 1 al 7, los posts que estoy publicando sobre los mejores lugares para visitar, y ahora, aquí tenéis el primer post de otra serie: En San Petersburgo, la ventana de Europa

¡Allá vamos!…

En primer lugar, un pequeño rollo a modo de introducción. ¿Charlatán, yo?

Por alguna extraña razón, decidí hace poco hacer una lista del número de ciudades que he visitado en Rusia. Sólo las ciudades, sin contar los pueblos, por lo que podemos considerar los lugares con al menos unos 100.000 habitantes. Y sólo he contado las ciudades que he visitado como es debido: en las que he estado al menos unos días. Por lo tanto, no cuentan los sitios que he visitado “de pasada”, en los que “he pisado el aeropuerto esperando un vuelo de conexión”, o incluso en los que “he visitado rápidamente su kremlin”.

El resultado ha sido un total de 14 ciudades visitadas en Rusia. Éstas, enumeradas de oeste a sur, del norte al este, son: Kaliningrado, Pskov, Nóvgorod, San Petersburgo, Moscú, Rostov-on-Don, Novorosíisk, Kazán, Sarátov, Volgogrado, SochiYakutia, Novosibirsk y Petropavlovsk-Kamchatski.

Claro que he visitado otros pueblos y ciudades, pero no se incluyen en mi lista debido a las reglas que he mencionado antes. Por lo que, los pueblos y ciudades “visitados” que no se incluyen en mi lista son los siguientes:

UryupinskKozmodemiansk, Dimitrov, Dubná, Kolomna, Torzhok, Kozelsk, Kem, Belomorsk, Kholmsk, Yuzhno-Sakhalinsk, Lukhovitsi, y otras muchas…

Después pensé en hacer, de la misma forma, una lista de las ciudades de Estados Unidos que había visitado… ¡Guau! ¡16! Dos más que en Rusia:

AnchorageSeattleSan Francisco, Los Ángeles, Las Vegas, Minneapolis, Chicago, Louisville, Dallas, AustinBostonNueva York, Washington D.C., Atlanta, Orlando y Miami.

Los pueblos y ciudades de Estados Unidos seleccionados son: Honolulú (Hawaii), Valdez (Alaska), Sedona (Arizona), Palo Alto y San José (California), El Paso (Texas), Page (Arizona), Key West (Florida) y otros muchos (hasta ¡he excluido nuestra oficina en Woburn (Massachusetts)!).

Mmm, veamos… Estados Unidos tiene aproximadamente el doble de población que Rusia (320 millones y 140 millones, respectivamente). Esto significa que una ciudad de Rusia debería contar como dos si comparamos las ciudades visitadas en las dos naciones… No, pero esto no funciona así: porque entonces habría visitado “el mayor número de ciudades”… ¡en Singapur! (cuya población es de 5,5 millones de personas, siendo 25 veces menor que Rusia).

Comparemos la población de algunos de los países cuyas ciudades  he visitado…

En Noruega, con cinco millones de personas,  he visitado dos ciudades: Oslo, la capital, y Bergen, lo que hace el doble que en Singapur. ¿Dónde más he estado?…

…¡En Nueva Zelanda!, con 4,4 millones de personas. Nos aclimatamos y poco a poco recorrimos Auckland y pasamos una noche en Christchurch e inspeccionamos sus lugares más destacados el día siguiente. Luego fuimos a Wellington y Dunedin, pasando una noche en cada sitio, pero sin poder inspeccionarlas, por lo que no cuentan.

¿Hay algún país con una población menor de 2.000.000 de personas en la lista de las ciudades que he visitado? ¡Sí!…

…¡Gabón! Con 1,6 millones de gaboneses. Estuve en Libreville unos días hace tan sólo seis semanas. ¡Chipre! En Limasol,… Nicosia y Pathos estuve sólo de pasada, por lo que ¡Chipre no entra en la competición! (Aunque tiene una población de algo más de un millón de personas). ¡Andorra! He ido, lo he explorado y esquiado, con 85.000 personas. Pero,¿quién es el ganador? ¡Mónaco! Monte Carlo. El líder indiscutible, con una población de 30.000 personas. Y he estado allí miles de veces.

Así que, si tenemos en cuenta las desventajas en las cifras de los países de las ciudades visitadas, nos quedamos con Monte Carlo. Equivale a 4.500 ciudades de Rusia o 10.000 pueblos de Estados Unidos. ¡Ay!, aquí hay algo que falla. Este método no funciona. Podemos tener en cuenta las cifras económicas, las cifras con respecto a las áreas geográficas… pero no; ya me he cansado de todo esto, y ya me he enrollado mucho…

Vale, ya vale con las cifras :).

Dejando a un lado mis divagaciones comparando países, hace poco estuve en San Petersburgo (para los americanos que me estén leyendo, la original, ¡no la de Florida!).

La espléndida, sagrada, seductora, sensacional, imponente ciudad de San Petersburgo. La última vez que estuve fue hace siete años, en el verano de 2008. Allí tuvimos una conferencia con nuestro socio. Y desde entonces, cada año volvía a prometer a los peterburgueses que regresaría pronto, pero me avergüenza decir que no lo hice.

Lo he estado repitiendo durante siete años. En ese tiempo abrimos una oficina allí, nos mudamos a unas instalaciones más elegantes, y ahora, 80 trabajadores de Kaspersky Lab trabajan duro cada día por el bien de la empresa y el mundo. Muchas cosas han cambiado, y yo seguía prometiendo que volvería pero me quedé rezagado en mi intento. Bueno, ¡por fin he conseguido volver! ¡Hurra! Estoy escribiendo esto desde San Petersburgo: una de las ciudades más bonitas del mundo.

Entonces, ¿qué no ha cambiado desde la última vez? El río Nevá sigue recorriendo la ciudad, la Avenida Nevski, la Catedral de San Isaac, el Almirantazgo de San Petersburgo, la Fortaleza de San Pedro y San Pablo y el Hotel Astoria; los puentes todavía se elevan y la ciudad de Peterhof sigue siendo un gran atractivo turístico.

piter1-1piter1-2 Seguir leyendo:SOLEADA PETERSBURGO.*

Introduce tu dirección de e-mail para suscribirte a este blog

Un lugar junto al mar.

“Aunque hayas nacido en un imperio, es mejor

vivir en un lugar remoto junto al mar.”

Joseph Brodsky, Cartas a un amigo romano

Espero que estéis bien, mis queridos lectores. He estado fuera unos días. Durante mis vacaciones de mayo tuve suerte y pasé tres días en la zona más occidental de Rusia: la ciudad de Kaliningrado, la antigua ciudad del este de Prusia llamada Königsberg. Sin embargo, no me gusta ni el sonido ni la connotación de la palabra Kalinin, simplemente llamaré al sitio Königsgrad.

El viejo Brodsky tenía razón. Él decía que: “es mejor vivir en un lugar remoto junto al mar”. He quitado la palabra remoto así como Königsgrad – que fue dónde escribió estas palabras ya que es difícil usar esta palabra en un mundo actual completamente conectado gracias a los aviones, los trenes, los automóviles, les comunicaciones y todo lo demás.

Analizando el lugar, lo que suelo hacer antes de un viaje, introduje ‘MOW-KGD’ (todos los aeropuertos de Moscú y el aeropuerto local de Khrabrovo) en el buscador. Resulta que hay al menos 11 vuelos por día que hacen esta ruta. Mmmm, me pregunto cuántos habrá de Boston a Nueva York. Hay más de 33, el triple. De Kuala Lumpur a Singapur más de 38, de Pekín a Shanghái más de 49 al día, de Tokio a Osaka más de 57… continuaría con estás comparaciones curiosas, pero más de 11 al día en una región que solo tiene un millón de habitantes no está mal.

Así que, Brodsky y Königsgrad…

Según varias expertos en Broadsky, su Postal desde Ciudad K y muchos de sus otros trabajos fueron escritos aquí, bajo la influencia del clima favorable y otros aspectos positivos del sitio. Es posible que ‘Cartas a un amigo romano’ también se escribiera aquí.

Svetlogorsk. Bonito nombre, bonito lugar:

1 2 Seguir leyendo:Un lugar junto al mar.

La guía definitiva de las Islas Kuriles

Las Islas Kuriles son desoladoras, así de claro. Un clima extremo, escasas conexiones con el continente, un incremento de un 100% en los precios de todos los productos importados (y casi todos los bienes son importados del continente ruso), y una constante amenaza de desastres naturales como ¡erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis!

Hay que ser un tipo duro para sobrevivir aquí; y más duro aún para llegar a enamorarse de este lugar. Aún así, hay cosas que sí merecen la pena, solo hay que saber dónde mirar…

La suma total de km2 de tierra de las islas Kuriles es ligeramente inferior a la de Israel o Eslovenia, o aproximadamente la mitad del tamaño de Bélgica. Sin embargo, su población es sólo de cerca de 20.000 habitantes, la mitad de los cuales vive en tres ciudades: (i) Severo-Kurilsk (Norte-Kurilsk), (ii) Kurilsk, y (iii) Yuzhno-Kurilsk (Sur-Kurilsk). Todo muy lógico.

Sorprendentemente, las dos primeras tienen el estatus oficial de ciudad, sin embargo, la suma de sus habitantes es más pequeña que la de la tercera, que está considerada oficialmente un “asentamiento de tipo urbano”. (¿Lógico?) También hay un par de aldeas minúsculas, además de pueblos estacionales de pescadores, que resucitan en verano después de haber hibernado durante el invierno.

¿Cómo es vivir en las islas Kuriles?

Kurils islands, Tyatya volcano Seguir leyendo:La guía definitiva de las Islas Kuriles

Fórmula Ganadora de Sochi

¡El primer Grand Prix F1 de Rusia fue genial!
La pista es muy fácil, pero aún así los detractores dicen que la pista es aburrida y que necesita curvas más desafiantes. Las tribunas son enormes, el paddok está muy bien diseñado y la logística funciona muy bien. Los equipos han dicho que la organización ha sido estupenda y que todo se ha desarrollado sin complicaciones. La gente que está detrás de esto merece mucho respeto. Cuando se motiva correctamente a la gente, se pueden alcanzar excelentes resultados.

1 Seguir leyendo:Fórmula Ganadora de Sochi

Cocinando por el camino, parte 1: Kamchatka

Hace un tiempo me preguntaron qué llevaba en mi maleta durante mis frecuentes viajes alrededor del mundo para poder hacer algo así como una lista de las cosas necesarias sin las que no podría vivir. “Claro”, pensé. Ya he visto antes ese tipo de listas, sobre todo relacionadas con la tecnología. La mía seguro que es más simple.

Lo primero que pensé:

Primero: Mientras más viajas, más ligero de equipaje lo haces. Es lógico: sólo los viajeros experimentados saben preparar un equipaje ligero, sin cosas que definitivamente no necesitas para los diferentes destinos. Los viajeros experimentados también saben cuándo llevas kilos extras para las caminatas en esas largas distancias para llegar rápido a tu puerta de embarque en los inmensos aeropuertos.

Segundo: Mi lista de “alta tecnología” se limita a una cámara Sony RX-100, un portátil Lenovo X1, y mis cómodos cascos Bose QuietComfort 3, nada fuera de lo común, pero muy funcionales. Tampoco objetivos para la cámara, ni un smartphone, ni vídeo cámara, ni quadrirotor, ni trípode…

(Hmm, lo veis, esta es mi lista. No es tan larga ¿o sí?)

Tercero: Estoy casi seguro de que no queréis saber el estado de mis vaqueros, camisetas y calcetines.

¡No, algo mejor que eso!…

…Aquí estamos, la primera entrega de mi columna, “Cocinando por el camino”: ¡Mini-guías gastronómicas de cocinas alrededor del mundo!

Primero una cena reciente en Petropavlovsk-Kamchatsky, donde pasamos un día antes de la expedición por Kuril…

Así que, aquí vamos…

cuisine

Seguir leyendo:Cocinando por el camino, parte 1: Kamchatka

Nieve…estoy volviendo a casa

Al final, mi viaje alrededor del mundo ha sido bastante divertido y lleno de etapas:

Moscú – Dublín – Abu Dabi – Canberra y Sydney – Singapur – Austin (vía Nueva York y Dulles) – Riad – Tokyo/Osaka/Tokyo – y ahora: ¡a casa!

La verdad es que esta “ruta” ha sido muy intensa, tuvimos un programa de trabajo muy apretado y casi ni tuvimos tiempo para hacer un poco de turismo. En serio, estoy muy cansado después de este periplo tan largo. Estoy agotado, sin energías, quemado, reventado, hecho polvo, frito, exhausto, K.O… Imaginaos que en el aeropuerto de Narita, ¡casi estuve a punto de dormirme en la cinta que me trasladaba a la puerta de embarque!

Nota:

Normalmente, en el avión, siempre hay una pantalla donde ver películas, programas de televisión etc. A mí, personalmente, me encanta ver la ruta de vuelo y mirar cómo avanzamos poco a poco. Es como el cricket: no pasan muchas cosas, o pasan muy lentamente, pero si luego te distraes no te enteras de nada.

Tokyo-Moscow

Seguir leyendo:Nieve…estoy volviendo a casa