Nueva Zelanda: el rival de Kamchatka. Introducción

A finales del año pasado, un grupo de amigos decidieron, de repente, dejarlo todo –bueno, casi todo- y estudiar, detenidamente, el país que se hace llamar Nueva Zelanda. ¿Por qué? Y ¿quiénes son esos amigos? Todas estas preguntas y otras muchas tienen su respuesta en este post…

New Zealand


¿Por qué?

En primer lugar, todo el mundo conoce, por supuesto, un poquito sobre Nueva Zelanda –sus bonitos paisajes que aparecen en la tele de vez en cuando;  el equipo de rugby All Black con su baile Maorí y su ubicación en la esquina inferior derecha de los mapas del mundo. Además, en los últimos años, se ha hecho famosa por un grupo de hobbits y elfos que habitan en el país. Así, nos decidimos a viajar hasta allí para conocer en persona los increíbles parajes de Nueva Zelanda. Y la mayoría de nosotros afirmamos que es uno de los lugares más pintorescos, extraordinarios e increíbles del planeta. Interesante, ¿verdad? Pues esto sólo es el comienzo…

En segundo lugar, Nueva Zelanda siempre ha despertado mi interés al ser conocida como el lugar “más bonito” del planeta. Aunque ya sabréis que para mí el sitio más espectacular del mundo es Kamchatka: con sus volcanes, sus osos y su naturaleza, en general. Durante mucho tiempo, me he preguntado si existiría otro sitio más bello que la Península de Kamchatka. ¿Nueva Zelanda o Kamchatka? Nadie, que haya estado en los dos lugares, puede decidirse por uno de ellos. Así que, sólo nos quedó una opción: cruzar el planeta y decidir por nosotros mismos…

Nueva Zelanda…  ¿Por qué se llama así? Naturalmente, lo he buscado en Internet. El primer europeo en descubrir Nueva Zelanda fue un holandés llamado Abel Tasman, en el año 1642 (¡Eso es! Como Tasmania, el Mar de Tasmania y, por supuesto, el Demonio de Tasmania); quien la llamó “Nieuw Zeeland” que significa “Nueva Tierra en el Mar”.

¿Qué más podemos encontrar en Internet?

Un poco de geografía: Nueva Zelanda está situada entre 35 y  37 grados de latitud, y entre 165  y 180° de longitud –es decir, en el otro lado del planeta en comparación con Marruecos, Portugal y un poquito de España. No obstante, a pesar de estar situada en una latitud calurosa, está rodeada de océanos realmente fríos y, por consiguiente, las temperaturas pueden cambiar, de forma rápida, del calor al frío. Durante nuestro viaje, llegaron a cambiar entre 10 y 33 grados centígrados.

La red también nos menciona lo siguiente…

  • Población: más de 4 millones de habitantes; parecido a Irlanda, Noruega o Croacia.
  • Área geográfica: entre Reino Unido y Polonia.
  • Economía: en el puesto nº65 del mundo, entre Eslovaquia y Cuba.
  • PIB (Producto Interior Bruto): en el puesto  nº47 del mundo, a la par con las Bahamas y Bahrein.

Si queréis saber más datos del país, no olvidéis echar un vistazo a Wikipedia.

¿Quién?

Image

Nuestro grupo estaba formado por 15 personas en total. No os voy a decir uno a uno quiénes éramos, sólo los mencionaré cuando aparezcan en los siguientes posts sobre nuestro viaje a Nueva Zelanda.

Además, aprovecho esta oportunidad para dar las gracias a los magníficos fotógrafos que había entre nosotros: A.D., M.K., D.Z. y A.Sh. ¡Muchas gracias a todos! Por cierto, si encontráis alguna fotografía de mala calidad… ¡Ésas las he hecho yo! 🙂

¿Qué hicimos?

Es la hora de que os sentéis en vuestro sillón favorito con unas palomitas en la mano… porque, en breves, se revelará todo en este blog.

Con más de 60 horas de vuelo (entre ida y vuelta), más de 6.000 km recorridos en las carreteras de Nueva Zelanda y 17 días de viaje… ¡Creedme! Hay mucho que contar…
Para ir abriendo boca… os dejo unas imágenes de la aventura:

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

New Zealand

No olvidéis visitar mi perfil de Flickr para ver más fotos de este viaje.

Este post sólo ha sido un aperitivo… estad atentos que, muy pronto, vendrá el plato principal.